inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 PERFIL-Economista de izquierda lidera expropiación argentina YPF

19 de Abril de 2012 • 16:53hs

Por Magdalena Morales y Hilary Burke

BUENOS AIRES (Reuters) - Axel Kicillof, el cerebro detrás de la expropiación de la petrolera argentina YPF, saltó a la fama mundial al defender su plan en un acalorado discurso digno del presidente venezolano Hugo Chávez.

Su exposición pública se multiplicó con un discurso en el que exhibió ideas audaces y un agresivo estilo, que se exacerbó frente a los cuestionamientos de legisladores al plan para expropiar la firma a la española Repsol.

Quienes lo conocen de cerca elogian su honestidad intelectual, pero otros afirman que su convencimiento de que sus ideas salvarán al país presenta rasgos mesiánicos.

Una ex colega de escuela de Kicillof dijo que temía que el estilo agresivo del funcionario y su poca disposición a escuchar otras opiniones pueda tornarse un problema a la hora de lidiar con una posición de tan alto perfil.

El doctor en economía de 40 años, que no aceptó ser entrevistado por Reuters para esta historia, criticó a los "fundamentalistas de libre mercado" al defender el plan para tomar el control del 51 por ciento de las acciones de YPF en manos de Repsol.

A pocos meses de asumir el cargo de viceministro de Economía, Kicillof ya ha penetrado el pequeño y cerrado círculo de asesores de la presidenta de la nación, Cristina Fernández, que ya ha hecho costumbre citarlo o dirigirse a él en actos públicos.

Esta semana pasó a ser la cara visible del plan de expropiación, cuando ante senadores y decenas de medios de comunicación nacionales y extranjeros aseveró que sólo "tarados" pueden pensar que el Estado sería tan "estúpido" como para seguir las reglas de la empresa y comprar el 100 por ciento.

Su exposición en el Senado lo mostró locuaz, con su habitual vestimenta informal, aunque por momentos furiosamente contrariado cuando debía escuchar críticas de opositores.

Algunas personas que lo conocen no se extrañan de que Kicillof sea la imagen visible de la medida, que ha generado protestas y respaldos en el exterior. Ya en la universidad despuntaba como el cerebro de la agrupación estudiantil independiente TNT, que se dedicó a impulsar con ironías mejoras en la facultad.

Algunos ex compañeros lo recuerdan como un estudiante destacado y divertido, mientras que otros afirman que era mesiánico.

En un campamento que realizó el centro de estudiantes de su secundaria, Kicillof y unos amigos jugaban entre cantos a que él era Dios. "Era un juego de nenes, pero justo Axel era Dios", dijo una ex compañera.

BRILLANTE Y DETERMINADO

Antes de su irrupción en la administración pública dedicó gran parte de su carrera a dar clases y escribir sobre las teorías de John Maynard Keynes, quien refutaba que la economía debe regularse por sí sola, y Karl Marx, que llamó al capitalismo la "dictadura de la burguesía".

"Es un tipo brillante, honesto, y está tratando de hacer lo que él cree", dijo Leo Piccioli, gerente general de Staples Argentina y compañero de universidad del funcionario.

En 1999 ayudó a organizar una protesta para rechazar el voto obligatorio en las elecciones presidenciales, en una crítica a los candidatos argentinos que representaban "más de lo mismo".

"Axel tiene un carisma impresionante, tiene un aura propia (...) También puede ser determinado y drástico", recordó un ex compañero de la Facultad de Economía de la estatal Universidad de Buenos Aires, donde se graduó con honores.

Kicillof es de los que dice que Argentina debe seguir su propia receta de desarrollo económico e industrial porque las tradicionales corrientes ortodoxas, que son difundidas desde los centros mundiales de poder, son teorías que fueron creadas para justificar "el saqueo de los recursos y empresas argentinas".

En su discurso del martes, desdeñó el concepto de seguridad jurídica ya que afirmó que es usado para proteger a las transnacionales.

Comparó a los operadores españoles de YPF con los de Aerolíneas Argentinas, que sólo recibieron una compensación simbólica por su expropiación del 2008.

Kicillof ayudó a diseñar un plan estratégico para la aerolínea, que años después sigue reportando millonarias pérdidas y depende del presupuesto estatal para su supervivencia.

"Lo que hace YPF lo deciden funcionarios españoles y me animo a decir más porque participé como veedor del directorio, con comunicación directa con España. Y del mismo modo que Aerolíneas Argentinas se dedicaron a descerebrarla, a lobotomizarla, a sacarle hasta los sistemas con los que se tomaban las decisiones", dijo.

"Es un grupo trasnacionalizado que no piensa en el trabajador argentino", agregó.

Su nombre comenzó a ser mencionado con más frecuencia el año pasado, cuando fue designado representante por el Estado en el junta de directores de la mayor acería privada argentina, Siderar, a pesar del rechazo público de la firma.

ACADEMICO, NO EMPRESARIO

Tras la medida para expropiar YPF, el riesgo país de Argentina según el EMBI+ de JPMorgan -que mide el diferencial de tasa entre bonos locales y los comparables de Estados Unidos-, se ha disparado por encima de los 1.000 puntos básicos, por arriba incluso que Venezuela.

El analista económico Walter Molano, de la consultora BCP Securities con sede en Estados Unidos, lo calificó el jueves de "furibundo marxista rojo" y algunos observadores lo consideran como una amenaza para el futuro del país sudamericano.

Pero una persona que lo conoce de forma personal desde hace algunos años aseveró que Kicillof "es un convencido de que (su visión) va a ser la salvación y no el hundimiento de la Argentina".

Algunos medios han atribuido, citando fuentes del Gobierno, que es el ideólogo de la reciente reforma que permite que el Banco Central preste más reservas al Tesoro, una medida que ayudará a cubrir las crecientes necesidades financieras del país.

"El es un científico brillante con un potencial para resolver problemas prácticos de la Argentina, aunque no pertenece al mundo de los negocios", comentó un ex compañero de la facultad.

Otro antiguo amigo también opinó que su falta de experiencia política y su impulsividad y estilo irreverente pueden traerle problemas frente al poder.

"Es inteligente (...) pero no escucha otra opinión, otro punto de vista y no va a aprender de los errores del pasado", sentenció una ex compañera de la escuela secundaria.

(Reporte de Magdalena Morales y Hilary Burke, escrito por Magdalena Morales)

Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.